miércoles, 18 de abril de 2012

NOS ROBAN EL 16 DE ABRIL, DÍA MUNDIAL CONTRA LA ESCLAVITUD INFANTIL



Eugenio Rodríguez

Hasta hay cuentos infantiles que critican la crueldad del rico que quiere quedarse con la pequeña onza de chocolate del pobre. Es una mezquindad cruel. Eso está claro.
Eso ha hecho TVE el pasado 16 de abril. Un 16-A fue asesinado un niño paquistaní, católico y miembro de un sindicato con moral, por luchar adecuadamente contra la esclavitud infantil. En los millones de carteles, octavillas, revistas, libros, pintadas, videos... que la sociedad ha puesto en circulación desde aquel 16 de abril de 1995... se critica a la OIT, a Unicef, a los sindicatos y a todos los cómplices de los esclavizadores... Cuando TVE se hace eco de la cuestión es para dar gloria precisamente a Unicef ¡hay que ser canallas!
Ayer, dia 17, hablaba de esto con un amigo y me decía: “Hombre, si lo vas a ver todo negro...” Hoy 18, me parece, que la cosa no es esa. Quisiéramos desde abajo verlo todo blanco. Hasta la monarquía queremos ver blanca. Uno de los hechos más interesantes de la vida de la reina Sofía fue cuando el príncipe Felipe quiso quedarse con el juguete de un empleado de Zarzuela: le dio un cachete; parece que influyó en esto la vida de pobreza que la niña Sofía vivió en el exilio tras la caída de la monarquía griega. Es posible que –después- la Reina se haya equivocado intentando educar a su familia con los cachetes de la burguesía y no con la “artillería” de la pobreza... Pero desde luego es blanco-blanco que no se le quite al pobre su onza de chocolate. Lo moral es darle todo lo suyo y eso empieza por no quitarle lo que tiene en las manos: el Príncipe no puede robar el juguete del empleado.
El 16 de abril es de la sociedad, es de los pobres. Es un día contra las multinacionales esclavizadoras de la infancia. Un día contra los sindicatos mayoritarios. Un día contra Unicef. Un día contra los medios de comunicación del poder, siempre vendidos a los grandes. Hoy los grandes quieren robar el 16 de abril a los empobrecidos. Y se lo quieren quitar para dos cosas. Primero: dejar bien a los ricos, a Unicef y sus colaboradoras las multinacionales. Segundo: para decir a los parados una cosa muy simple: ¡No os quejéis! ¡Otros lo están pasando peor! Lo dicho: la crueldad del rico. Menos mal que nos contaron buenos cuentos y ya no nos creemos otros cuentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada