sábado, 25 de marzo de 2017

Border Angels en Santiago de Compostela: GRACIÑAS

El partido SAIn invitó a Enrique Morones el pasado 24 de marzo a Santiago de Compostela. Hace unos años unos militantes pudieron conocerlo en San Diego y volvieron entusiasmados con su trabajo y entrega.

30 años dedicado a los migrantes. En el año 1986 alguien le enseñó una realidad que no conocía y su vida dio un vuelco. Estaba decidido a que no hubiese ni una muerte más en la frontera de México con Estados Unidos.

Enrique Morones conoce el drama de las personas que se juegan la vida cruzando la frontera hacia Estados Unidos y también conoce la lucha por buscar soluciones. Alegrías, luchas, esperanzas,... eso transmite Enrique. Teniendo poco, lo comparten todo, decía Juan S. en la presentación de la charla que tuvimos en Filosofía en la USC.



Enrique Morones fundó Border Angels (Ángeles de la Frontera) en 1986 cuando conoció la situación de las personas migrantes que vivían en los cañones del norte de San Diego. Desde entonces, los Angeles de la Frontera han expandido su trabajo por muchos lugares de Estados Unidos.
En el año 1994 hubo varios acontecimientos que influyeron mucho en la vida de los migrantes y en sus esperanzas (Tratado de libre comercio, movimiento zapatista, la propuesta 187 que impedía que los niños no acompañados accediesen a la escuela y la salud y la construcción del muro). Aquellos hechos llevaron a intensificar la lucha y emprendieron acciones solidarias que lograron generar presión política y opinión pública a favor de la solidaridad. Morones nos contó algunas de ellas: acción permanente de poner agua en el desierto que atraviesan los migrantes; celebraciones en el Parque de la Amistad (muro) para que las familias puedan encontrarse; caravanas de coches que recorrieron más de 40 ciudades, 10.000 millas, con el lema "no queremos ni una muerte más"; acciones en los cementerios en los que inscribían "no olvidados"; movilizaciones por todo el país, etc.

El corazón de Enrique es no violento. En su lucha sus referentes son César Chávez, Gandhi, Madre Teresa,... La no violencia es la estrategia del amor y el amor no tiene fronteras, nos dijo en varias ocasiones. Se emocionó con los chavales de un centro escolar cuando les habló de la foto de Aylan Kurdi (hay muchos Aylan, dijo). Su compromiso firme lo transmitía con fuerza cuando decía "NO SE VALE", "No se vale" una política asesina, "no se vale" que un padre no haya abrazado a su niña por las leyes injustas, "no se vale"  nuestro silencio, "NO SE VALE".



Crecen las organizaciones hermanas con Border Angels y todos tenemos desde ya la invitación de unirnos a la lucha, porque no olvidemos que en el Mediterráneo es donde mueren más personas.
8000 personas murieron en las fronteras en el 2016: 1000 en EEUU, 5000 en el Mediterráneo, 2000 en otros muros.


¡¡Muchas gracias Enrique,
                                por tu vida!!



Info de Border Angels:
www.angelesdelafrontera.org
dulce.aguirre@borderangels.org


viernes, 17 de marzo de 2017

Enrique Morones, fundador de "Border Angels" en Santiago.

OPORTUNIDAD ÚNICA
Aprovechando la estancia de Enrique Morones en España, el partido SAIn lo trae a Santiago de Compostela, como fruto de un encuentro con él entre militantes del partido Solidaridad y Autogestión Internacionalista en San Diego,(EEUU)

No te pierdas el encuentro con este luchador por la dignidad de las personas migrantes. Pueden y deben salir propuestas de acción muy interesantes.

Os esperamos.

¡Solidaridad, por principio!

martes, 7 de marzo de 2017

El 24 de marzo el partido SAIn lo trae a Santiago


MÉXICO | 'Ángeles de la Frontera' (El Mundo)

El mexicano Enrique Morones, premio Derechos Humanos 2009

El presidente Felipe Calderón  hace entrega del premio a Enrique Morones  | Efe

  • Defiende a los inmigrantes indocumentados mexicanos y centroamericanos
El presidente de México, Felipe Calderón, ha entregado el premio de Derechos Humanos 2009 a Enrique Morones, creador de la organización civil Ángeles de la Frontera, que defiende a los inmigrantes indocumentados mexicanos y centroamericanos.
Morones "ha dedicado su esfuerzo, su talento, su tiempo a salvar la vida de quienes cruzan la frontera y que son víctimas de todo tipo de vejaciones" tanto en Estados Unidos como en México, dijo el presidente Calderón.
El mandatario recordó que cada año mueren unos 400 personas tratando de cruzar la frontera de México con Estados Unidos, que tiene una extensión de 3.200 kilómetros.
Calderón expresó su esperanza de que algún día el fenómeno socioeconómico de la migración, "que no se puede detener ni por decreto ni por un muro, se reconozca como lo que es, una realidad que debe ser canalizada, encauzada y regida por normas sensatas que permitan la prosperidad de la gente en ambos lados de la frontera".
En la década de 1990, Estados Unidos construyó un muro en una parte de la frontera con México, y desde hace un par de años comenzó a construir más vallas en otros puntos, que en total abarcan más de mil kilómetros.
El galardonado recordó que hace unos días el mundo celebró la caída del Muro de Berlín, donde, dijo, "murieron menos personas en toda su historia (28 años) que en un verano en el desierto entre México y Estados Unidos".
Morones calificó a la valla fronteriza levantada por Estados Unidos, del que México, junto con Canadá, es socio comercial en el Tratado de Libre Comercio (TLC), como "el muro de la muerte, el muro de la vergüenza".
El presidente destacó en su discurso que no vale pedirle a Estados Unidos lo que los mexicanos no hacen en su frontera sur. "Si nosotros queremos ser tratados con dignidad cuando llegamos a otro país, hay que practicar eso nosotros aquí mismo, en Nuestro México. Y debemos tratar a los demás como queremos que los demás nos traten a nosotros", dijo el mandatario.
Afirmó que su Gobierno está haciendo cambios en el Instituto Nacional de Migración (INM) y en Aduanas "para cancelar esta vergüenza (...) el abuso de autoridades mexicanas a migrantes y estamos persiguiendo penalmente todas las irregularidades reportadas".
Por México cruzan cada año decenas de miles de inmigrantes centroamericanos indocumentados, que son víctimas de abusos de autoridades, policías, asaltantes y bandas de traficantes de personas.
En el acto recibió una mención honorífica Lorena Elizabeth Argueta "por su incansable labor altruista en favor de los derechos humanos" desde su organización Fundación Camino a Casa que apoya a niños y niñas que han sido abusados.